Joylent para viajar, o cómo no arruinarte en los aeropuertos

Una de las peores cosas a la hora de viajar son las interminables horas en los aeropuertos, y la ruina que supone comer algo en ellos. A veces se pasan demasiado y parece que el bocadillo que te estás comiendo está hecho con carne de unicornio. La solución más fácil es no comer ni beber nada, pero si tenemos que estar muchas horas se puede hacer demasiado largo y es fácil caer en la tentación.

¿Alguna otra solución? La respuesta me llegó hace unos meses, cuando leí que un americano había ideado unos polvos que teóricamente contienen todos los nutrientes que el cuerpo humano necesita para sobrevivir. De hecho, el tipo se alimenta desde entonces exclusivamente con estos polvos mezclados con agua, lo que da lugar a un batido al que bautizó como Soylent.

La réplica europea no se hizo esperar y un emprendedor del viejo mundo hizo una fórmula parecida y la bautizó como Joylent.

¿Alimentarse exclusivamente de batidos?

Sí, teóricamente es posible, Joylent contiene todas las vitaminas, minerales, aminoácidos, hidratos de carbono, fibra, grasas, etc, etc… que el cuerpo humano necesita para sobrevivir. Bueno, no sólo sobrevivir, sino llevar una vida normal e incluso trabajar y practicar deporte.

En un principio la idea no me atrajo demasiado, pensé que era algo parecido a las proteínas que se meten los culturistas o los productos que te prometen adelgazar de manera milagrosa, pero después de informarme un poco me di cuenta de que ésta no es la idea ni la filosofía de Joylent.

Joylent es, simplemente, un sustituto de la comida. Nació con la idea de utilizarse para los que no quieren perder el tiempo cocinando, para aquellos a los que comer no les parece algo tan sublime y lo hacen para subsistir. Algo que te permite no cocinar y sin embargo comer de manera sana y equilibrada, ya que estás metiéndote en el cuerpo justo lo que éste necesita.

La idea entonces empezó a parecerme realmente interesante. No para hacerlo de manera radical y alimentarme sólo de batidos, pero sí que se me vinieron a la mente muchas situaciones en las que había tenido que comer una hamburguesa, un sandwich, un donut o cualquier otra cosa porque tenía que comer y no tenía tiempo para cocinar, dinero para comer en un buen restaurante, o estaba en algún sitio que me impedía comerme algo decente.

Y por supuesto, lo primero que pensé fue en las posibles utilidades que podía tener Joylent en una parte muy importante de mi vida: los viajes.

¿Cómo te puede salvar la vida Joylent cuando estás de viaje?

  • Lo primero que se me vino a la cabeza: la malísima y prohibitiva comida de los aeropuertos. Si te llevas en tu equipaje de mano alguna bolsa de Joylent, sólo necesitarás una botella de agua y ya no tendrás miedo de arruinarte en los aeropuertos, donde comprando un café y un bocadillo se te puede ir medio presupuesto en comida que tenías para 15 días en La India.
  • Lo puedes utilizar para ir acostumbrándote poco a poco a la comida del país al que vas. Los primeros días suelen ser bruscos para nuestro organismo, que puede reaccionar con vómitos o malestar general a la ingesta de una comida totalmente diferente y a la que no estamos acostumbrados: excesivo picante, especias nuevas, verduras nuevas, carne en mal estado…. además, hay que tener en cuenta que aunque bebamos agua embotellada, las verduras y los cubiertos los lavan con agua del grifo, por lo que inevitablemente entran en nuestro cuerpo microorganismos nuevos. Lo que suelo recomendar a los nuevos viajeros es que hagan al menos una comida o dos al día con Joylent durante 2 ó 3 días, y así nuestro cuerpo se adaptará poco a poco y evitaremos diarreas y sorpresas de ese tipo.
  • Me ha pasado algunas veces, cuando estoy en algún reportaje en un sitio muy remoto, que la comida es demasiado brutal para mí. Por ejemplo, recuerdo que pasé unos días con una familia vietnamita, viviendo con ellos y fotografiándolos, y me era muy complicado comer todos los manjares con los que me brindaban su hospitalidad. Muchas veces el menú estaba compuesto por trozos de carne con huesos, piel y pelo del animal, y otras veces no sabía si estaba comiendo perro o no… Por supuesto, tuve que engullir y rezar para no vomitar las primeras veces, no quería que se sintieran mal al rechazarles su comida, me estaban dando sus mejores platos y era una familia muy humilde. Como era una zona sin turismo, no había ni un restaurante en muchos kilómetros a la redonda, así que opté por comer sólo un poco con ellos y beber Joylent cuando nadie me miraba. De otra forma no hubiera podido aguantar el ritmo de trabajo y exigencia que requiere un reportaje de este tipo.
  • Hace poco lo tuve que utilizar en Nepal, durante una ruta que hice por la frontera con el Tíbet. La zona por la que andaba estaba totalmente destrozada por el terremoto de hacía unos meses, y lo que me encontré al llegar superó todas mis expectativas: pueblos enteros sepultados bajo montañas que se habían caído literalmente encima de ellos, caminos destrozados por los que no podían pasar ningún vehículo, hoteles y restaurantes abandonados, casas partidas por la mitad, puentes caídos, gente viviendo en tiendas de campaña, y por supuesto ni luz ni agua en ningún sitio. Durante tres días me fue muy complicado encontrar algún sitio donde me ofrecieran algo de comer, así que puedo decir que Joylent me salvó la vida. En esta ocasión ni siquiera pude encontrar agua embotellada, así que tuve que mezclarlo con Sprite, que curiosamente fue más fácil de conseguir. El sabor fue más o menos el mismo, pero un poco más dulce.
  • Cuando te estás recuperando del mal del viajero, las temidas diarreas, puede ser una muy buena idea no recargar el estómago con demasiadas comidas sólidas. Tomando Joylent estás tomando todos los nutrientes que tu cuerpo necesita y no estás forzando el estómago.
  • En rutas de trekking, o haciendo el Camino de Santiago: Puedes ir dando sorbos de tu batido mientras andas, dosificando así la energía y sin sentirte pesado o soñoliento.

Como ves, hay muchas opciones para utilizar este tipo de alimentos en los viajes. Y seguro que se nos irán ocurriendo más en el futuro.

Si ya te está picando el gusanillo y quieres probarlo en tus viajes, solo tienes que entrar en su web y hacer un pedido. Además allí tienes la toda la información nutricional.


¿Qué te ha parecido este consejo viajero? ¿Conocías este tipo de alimentos? ¿Crees que puede ser interesante tomar Joylent para viajar? ¡Déjanos tus comentarios y sugerencias!

Comparte este artículo si crees que esta información puede serle útil a otr@s, y no olvides suscribirte para que te lleguen al correo todas nuestras entrevistas, tutoriales, trucos y ofertas. ¡Gracias por leernos!

Lo que otros están leyendo...

¿Te ha gustado este artículo? Apúntate gratis a fotoMundos para recibir más contenido sobre viajes y fotografía.

Tags: , , , , ,

No hay comentarios todavía. Publica el primero!

Deja un comentario

En contacto