¿Tarjeta o dinero en efectivo? La eterna duda cuando salimos al extranjero.

Una de las primeras preguntas de quien se enfrenta a un viaje fuera de su país es: ¿Me llevo tarjeta o dinero en efectivo?

Antes de entrar en analizar cada propuesta, te adelanto lo que hago yo siempre: Llevo una pequeña cantidad de dinero en dólares (unos 50$), guardados en algún sitio pegado al cuerpo, y 2 tarjetas, una de crédito y otra de débito. No me llevo euros desde España para ir cambiándolos, sino que saco dinero de los cajeros.

Llevarse dinero en efectivo y cambiar en el país de destino

Es una opción que cada vez está más en desuso.

Lo malo de esta opción es que dependes del cambio que te den, y casi siempre va a ser peor que el que te haga el cajero automático, sobre todo en los aeropuertos. Además, tienes que ir siempre con todo el dinero encima, y si se trata de un viaje largo, puede que se trate de mucho dinero.

Lo bueno es que no vas a depender de si encuentras o no cajeros, si están o no estropeados, si se te queda la tarjeta dentro, etc…

Sacar dinero de los cajeros automáticos

Cada vez es más difícil encontrar sitios donde no haya al menos un cajero, por lo que es una opción que cada vez está tomando más fuerza.

A su favor cuenta con que el cambio que hace el cajero suele ser casi siempre el mejor que vas a encontrarte en el país, y la tranquilidad que te da el no llevar dinero encima.

Puntos débiles: cada vez que sacamos dinero del cajero tenemos que pagar comisiones, que dependen de tu banco y del país en el que estés viajando. Esto se soluciona sacando más dinero y menos veces, pero si sacas demasiado volvemos al principal problema de llevar dinero en efectivo encima: la intranquilidad con la que vas a viajar, pendiente en todo momento de que no te roben y sin posibilidad de relajarte.

¿Entonces cuánto saco? Según mi experiencia, un buen equilibrio puede ser sacar lo que calcules que te vayas a gastar en una semana. Si viajas acompañado es una buena idea no sacar todos al mismo tiempo, ya que las comisiones se multiplican, sino que uno saque por los demás, y la siguiente vez que haya que sacar saca otro, y después el siguiente.

Si optas por esta opción, tienes que tener muy claro si tu tarjeta va a funcionar en los cajeros del país donde vas. Para eso, sólo tienes que preguntar en tu banco.

Y por supuesto, también tienes que tener muy claro que haya cajeros automáticos en el país de destino. Ya los hay en casi todas partes, pero hay países o sitios donde es complicado encontrar, como por ejemplo Myanmar, o si decides hacer un trekking de 3 semanas por los Annapurna en Nepal.

Tarjetas sin comisión

Hay tarjetas que no te cobran comisión por utilizarlas en el extranjero, como es el caso de la tarjeta de débito de EVO Banco.

Con esta tarjeta vas a poder sacar dinero sin comisiones en cualquier cajero del mundo, sea de la red que sea sin gastos adicionales. Sí que es cierto, que como ellos mismos advierten en su web, algunos bancos foráneos pueden aplicar tasas adicionales por usar sus cajeros.

Existen otras opciones, como la Visa Electron del banco Mediolanum, Citigold de Citibank, o la cuenta Gama nx de Abanca.

Mi opción es la tarjeta de ING Direct, que aunque sí cobra comisión, es tan sólo de 2 € cada vez que sacas dinero de un cajero de cualquier parte del mundo, una de las comisiones más bajas que existen.

¿Comprar con tarjeta?

Depende del sitio donde vayas, pero normalmente la comisión es siempre más baja cuando compras con tarjeta que cuando sacas de un cajero. Lo malo es que va a ser casi imposible pagar siempre con tarjeta, sobre todo en Asia o África. Además, siempre vas a tener que tener algo de dinero local, no vas a poder pagar con tarjeta si coges un autobús, un tuk tuk, si comes en la calle, para dar propinas, etc…

Además de todo esto, la red está llena de malas experiencias de gente que ha pagado con tarjeta: cuando llegas a casa puedes encontrarte una bonita comisión que no esperabas en tu cuenta corriente. Y claro, a ver como le reclamas a ese vendedor de alfombras tunecino que tan buen rollo te daba.

Sinceramente, nunca he pagado con tarjeta fuera de Europa, y creo que nunca lo haré. Hay excepciones, como compañías de vuelo, pero poco más.

Y entonces… ¿qué hago?

Según mi experiencia, siempre es muy recomendable llevar algo de dinero en dólares. ¿Por qué en dólares y no en otra moneda, por ejemplo euros? Los dólares los aceptan en todo el mundo, en cualquier parte del planeta y bajo cualquier condición. Los euros casi seguro que también, pero nos guste o no, no es una moneda tan famosa como el dólar, por lo que es mejor no arriesgarse e ir sobre seguro.

Reserva esos dólares para emergencias que puedan aparecer en cualquier momento. Por ejemplo, recuerdo una vez que crucé la frontera entre India y Nepal y fui a Lumbini, el pueblo donde nació Buda. Cambié las pocas rupias indias que tenía por rupias nepalís en la frontera, lo suficiente para coger el autobús y comer un par de días. Confiaba en sacar dinero en Lumbini, supuse que debía ser un sitio bastante turístico y con miles de cajeros… al fin y al cabo, era donde había nacido Buda.

Pero claro, no contaba con la mentalidad nepalí. Si Buda hubiera nacido en EEUU, el pueblo se hubiera convertido en una ciudad gigantesca con un parque de atracciones, pero cuando llegué sólo era una calle de tierra con varios hostales y 2 cajeros, los 2 estropeados. Después de varios días allí, tuve que pagar el hostal con dólares porque los cajeros nunca se arreglaron. Quizás llevaban así años, no lo sé.

Otro de los problemas de llevar tarjeta es que se quede atrapada en algún cajero, o que te la roben y tengas que anularla. A mí nunca me ha pasado lo primero, pero sí que le robaron la mochila a un amigo estando en Hanoi y se quedó sin tarjeta. Tuvo que anularla rápidamente, y se quedó sin ella. Ante esas situaciones, es bueno llevar 2 tarjetas, preferiblemente una de crédito y otra de débito, ya que cada una tiene sus ventajas y comisiones. Eso sí, procura tenerlas separadas, y dejar una de las dos en el lugar secreto junto a los dólares.

Para la rápida anulación, envíate antes de salir de casa un email, o pon en tu Dropbox o en tu Evernote, los datos de tu tarjeta y una foto de la misma.

Lo mismo te digo con el pasaporte, por si te lo roban y tienes que ir a la policía a denunciar el robo y a tu embajada a solucionar el problema… pero esa es otra historia que abordaremos en otro post, un poco más adelante.

Conclusiones: ¿Tarjeta o dinero en efectivo?

Y volvemos al principio del post, estos son los consejos sobre dinero que te damos desde fotoMundos para un viaje fuera de tu país:

  • Olvídate de traer todo el dinero en efectivo desde tu país de origen. Es mucho dinero para ir paseando con él o dejarlo en la habitación de tu hotel. Además, el cambio de las casas de cambio suele ser más bajo que el de los cajeros.
  • Lleva 2 tarjetas, una de crédito y otra de débito. Cada una tiene sus ventajas. Normalmente la de débito es mejor para sacar dinero de los cajeros y la de crédito mejor para comprar vuelos.
  • Nunca lleves las dos tarjetas en el mismo sitio. Nunca lleves todo el dinero en el mismo sitio. Lo que yo hago es llevar una riñonera de esas que son muy finas y que se pegan al cuerpo haciéndolas casi invisibles, y ahí llevo todo lo importante: la reserva de dinero que siempre llevo en dólares (unos 50 $ suele ser suficiente para sacarte de cualquier apuro), pasaporte, una de las tarjetas, y gran parte del dinero que he sacado en el cajero. En algún bolsillo que tenga cremallera y no se pueda abrir sin que yo lo note llevo un poco de dinero en la moneda local, poco más de lo que vaya a gastar en un día. La otra tarjeta suelo dejarla en la mochila pequeña, junto con la cámara de fotos.
  • Intenta pagar lo menos posible con tarjeta, y si lo haces, que sea en sitios fiables: compañías de vuelo, empresas grandes, etc…
  • Infórmate en tu banco de si puedes sacar con tu tarjeta en los cajeros automáticos del país que vas a visitar. Imagínate llegar a Perú, haberte gastado una pasta en el viaje, y ahora descubres que no puedes sacar dinero con tu tarjeta de crédito. Hay soluciones para todo, pero es mucho mejor no meterte en líos que puedes evitar.
  • Infórmate bien de si el país al que vas tiene cajeros automáticos. Y aunque los tenga, ten en cuenta que quizás haya zonas que vayas a cruzar en las que no haya posibilidad de sacar dinero. Si te vas a vivir una semana con unos nómadas mongoles en la estepa, sé precavido y saca dinero antes en Ulan Bator.
  • Recuerda que cajero automático en cualquier parte del mundo se llama ATM (ei ti em).

 

¿Qué te han parecido estos consejos?  ¿Qué dudas te quedan después de leer este post? ¿Qué es lo que haces tú con el dinero cuando viajas? ¡Déjanos tus comentarios y sugerencias!

Comparte este artículo si crees que estos consejos pueden serle útiles a otr@s, y no olvides suscribirte para que te lleguen al correo todas nuestras entrevistas, tutoriales, trucos y ofertas. ¡Gracias por leernos!

Lo que otros están leyendo...

No hay comentarios todavía. Publica el primero!

Deja un comentario

En contacto