Fotografía nocturna II: cómo fotografiar la Vía Láctea

Seguimos con la trilogía de las estrellas. En el primer post te hablamos de cómo hacer fotos de la Súper Luna, y hoy te vamos a desvelar los secretos para hacer uno de los tipos de fotografía más espectaculares: Fotografíar la Vía Láctea. Comenzamos:

La Vía Láctea

La Vía Láctea es una galaxia, es decir, un conjunto de estrellas y planetas unidos entre ellos por la gravedad. Además, tiene la particularidad de que es nuestra galaxia, es decir, la Tierra es uno de sus planetas. El nombre Vía Láctea proviene de la mitología griega y en latín significa camino de leche. Esa es, en efecto, la apariencia de la banda de luz que rodea el firmamento, y así lo afirma la mitología griega, explicando que se trata de leche derramada del pecho de la diosa Hera, (Juno para los romanos).

Localización

En primer lugar, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que mientras más luz tengamos, más difícil será ver y fotografiar la vía láctea. Por lo tanto, habrá que minimizar las dos fuentes de luz posibles: la luna y la contaminación lumínica.

Por una parte, la luz de la luna es fácil de minimizar, simplemente saliendo a fotografiar las noches de luna nueva o cuarto creciente o menguante. Además, hay muchas apps que te dicen con exactitud cuando sale y se esconde la luna: Fases de la LunaLúan, Fase Lunar, etc…

Lo segundo que tenemos que tener en cuenta es buscar un sitio apartado de contaminación lumínica. Aquí tienes un mapa que te puede servir para localizar los puntos más oscuros de nuestra península. Y por supuesto, lo ideal es hacer este tipo de fotografías en sitios alejados de la civilización: desiertos, montañas, etc, como en nuestros viajes fotográficos a los Campamentos Saharauis o a Nepal.

Una vez que estemos en el sitio, hay que tener en cuenta que la parte más luminosa de la Vía Láctea es alrededor de la constelación de Sagitario. Para saber donde se encuentra, disponemos de muchas aplicaciones, como por ejemplo Sky Map, Mapa Estelar, Mapa estelar (iphone), ….

La longitud focal

En este caso lo ideal es contar con un gran angular o incluso un ojo de pez, ya que lo más interesante suele ser fotografiar no sólo la vía láctea, sino también buena parte del cielo que la rodea y parte también de la tierra, para poder situarla mejor. Si encuadramos sólo el cielo puede que la foto no quede tan espectacular, ya que perdemos un poco la ubicación. En cualquier caso, esto siempre es discutible y depende mucho de los gustos del fotógrafo. Te recomiendo que pruebes todas las opciones y poco a poco irás eligiendo el estilo que más se adecua a ti.

Velocidad de obturación

Hay que tener claro que al igual que explicábamos en el post anterior, el movimiento de la Tierra hace parecer que las estrellas se mueven, por lo que no podremos utilizar exposiciones demasiado largas. ¿Pero cuál es el tiempo máximo que debo poner en mi cámara para que la Vía Láctea no salga borrosa?

El tiempo en segundos lo sacamos de dividir  400/la longitud focal, ó 600/longitud focal (si la cámara es full frame). Por ejemplo, si tienes una Nikon D7000 y un 17mm, sería de 400/17=24 segundos. Ese sería el tiempo máximo que podrías dejar abierto el obturador antes de que se empiece a ver el movimiento de las estrellas. Si tienes una Canon 5d con un 20mm, el tiempo máximo sería 600/20= 30 segundos.

germanfotografo 003

ISO y diafragma

Como no vamos a poder disponer de tiempo suficiente para exponer, tendremos que tirar de los 2 parámetros que nos quedan: sensibilidad y diafragma.

Mientras más subamos el ISO, más ruido tendremos, por lo que se trata de abrir al máximo el diafragma y subir después el ISO lo que sea necesario. Hay que tener en cuenta un par de cosas al respecto:

  • Todo objetivo tiene su punto dulce, es decir, un diafragma con el cual el objetivo tiene su mayor grado de nitidez y resolución. Suele ser un par de puntos por encima de su apertura máxima. Es decir, que si tienes un objetivo que puede abrir a f1.4, dará mucha más calidad en f4.
  • El grado de ruido y degradación de la imagen debido al ISO depende de cada cámara, por lo que tendremos que conocer muy bien nuestro equipo y ser capaces de decidir hasta donde abrir el diafragma y hasta donde subir el ISO.
    Quizás nuestra cámara responda muy bien a ISOs altos y no nos merezca la pena abrir tanto el diafragma, o al revés.

Enfoque

En la fotografía de paisajes es muy recomendable usar la hiperfocal para enfocar, en lugar de enfocar al infinito. Además, en el caso de que no haya luna vamos a tener muy complicado enfocar a las estrellas. La hiperfocal es una distancia que viene determinada por el tipo de cámara, la distancia focal del objetivo y el diafragma utilizado. Si enfocamos a ese punto, se verá nítido desde la mitad de esa distancia hasta el infinito, de modo que obtendremos la mayor profundidad de campo posible. ¿Un poco lioso? Mira este ejemplo: Imagínate que tienes una distancia hiperfocal de 6 metros. Si enfocas un objeto que esté situado a 6 metros, te saldrá enfocado todo lo que esté entre 3 metros y el infinito. ¿Ahora lo entiendes?

Por lo tanto, tan sólo tenemos que calcular esa distancia hiperfocal. Para ellos existen tablas, que puedes imprimir y llevártelas, o mejor aún, hay muchas aplicaciones para móviles como Set My Camera, DOF Calculator, etc…

También existe una calculadora online a la que puedes echar un ojo aquí. Tan sólo tienes que poner el modelo de tu cámara, la distancia focal de tu objetivo y el diafragma que vas a utilizar. La distancia hiperfocal aparece entonces a la derecha. Por ejemplo, para una Canon 60D y un objetivo de 17mm a f4, la distancia hiperfocal será de 3’82 m. Eso quiere decir que si enfocamos un punto que esté a 3’82 metros, vamos a tener enfocado todo lo que esté entre 1’90 metros hasta el infinito.

¿Ves ahora lo útil que puede llegar a ser? En cuanto entiendas y empieces a utilizar la hiperfocal, vas a ver un aumento de calidad en tus fotos de paisajes, tenlo seguro.

Encuadrar

Uno de los problemas que nos vamos a encontrar es que va a ser muy complicado ver algo por el visor, por lo que tendremos que tirar varias fotos de prueba. Para no tener que esperar 15 ó 20 segundos por cada toma, subiremos el ISO al máximo y pondremos una velocidad de 1 ó 2 segundos, y así podremos corregir la composición. Esas fotos saldrán con un ruido horrible, pero sólo sirven para referencia, obviamente.

germanfotografo 006

Resumiendo

  • Elige una zona libre de contaminación lumínica.
  • Planta tu cámara en tu trípode.
  • Sitúa la Vía Láctea y la constelación de Sagitario.
  • Elige tu objetivo y tu diafragma, utiliza la hiperfocal para enfocar.
  • Haz un par de pruebas de encuadre, por ejemplo con valores de ISO 6400, 1 segundo (los valores dependen de la cantidad de luz que haya, ve probando sobre estos parámetros).
  • Corrige encuadre.
  • Según el objetivo que estés utilizando, elige una velocidad de obturación adecuada.
  • Según la velocidad de obturación, elige un ISO adecuado.
  • ¡A disparar!
  • Como referencia, la foto que encabeza este artículo está tirada a 17 mm, f2.8, 20 segundos.

Hasta aquí llega la segunda parte de esta trilogía de las estrellas. Nos hemos dejado muchas cosas en el tintero porque la fotografía nocturna es muy muy extensa y tiene muchos detalles que la hacen apasionante. En cualquier caso, estaré encantado de responder tus preguntas ahí abajo, en los comentarios.
En el siguiente artículo hablaremos de cómo hacer Star Trails que dejarán a todo el mundo con la boca abierta.

Comparte este artículo si crees que estos consejos para fotografiar la vía láctea pueden serle útiles a otr@s. ¡Gracias por leernos!

 

Lo que otros están leyendo...

¿Te ha gustado este artículo? Apúntate gratis a fotoMundos para recibir más contenido sobre viajes y fotografía.
No hay comentarios todavía. Publica el primero!

Deja un comentario

En contacto