¿Dar dinero por fotografiar?

Es una pregunta recurrente en la fotografía de viajes: ¿Debería dar dinero por fotografiar?

En alguna ocasión, cuando hemos viajado, seguro que alguien nos ha pedido dinero por hacerle una foto, o se nos ha presentado la oportunidad de pagar para hacer alguna foto que nos parecía interesante.

¿Qué deberíamos hacer? ¿Hay alguna especie de código ético para estos casos? ¿Qué es lo mejor para el que hace la foto y para el fotografiado?

Las dos posturas

Conozco a mucha gente que directamente NUNCA paga por hacer fotos. Lo ven éticamente reprobable, e incluso piensan que así se pierde la esencia de la fotografía de viajes.

Esto es totalmente aceptable, es una manera de ver la fotografía de viajes lo más periodística posible, sin intervenir en ningún momento.

Hay otros sin embargo que lo ven como una especie de relación laboral no escrita, y que al igual que si utilizas los servicios de un guía o de un conductor tienes que pagarle, y eso no significa hacer trampas, tampoco pasa nada porque de vez en cuando ayudes con algo de dinero a alguien que te está ayudando a ti.

Esta postura es igualmente correcta.

Ninguna es mejor ni peor, cada uno ve y vive la fotografía de viajes de una manera, y hay que intentar ser abierto en este aspecto.

Y seguro que ahora estás pensando: “Vale, Germán, muy bien, pero …¿entonces qué hago? ¿Cómo me comporto cuando me pidan dinero? Porque seguro que en algún viaje me pasará”.

Antes que nada, si el hacerle fotos a la gente es todavía tu asignatura pendiente, me gustaría que leyeras dos artículos donde explico algo muy relacionado con este tema: ¿Debería pedir permiso para hacer fotos?, y Cómo perder el miedo a hacer fotos a la gente. 

dar dinero por fotografiar

Y visto esto, te cuento lo que hago yo, ¿vale? Quizás te ayude en tu próximo viaje.

Todo depende del momento, ya que existen diferentes situaciones:

Te han pedido dinero por hacerles fotos y decides no pagarles:

Por el motivo que sea: personal, ético, porque no te caen bien, porque no quieres que tu fotografía pierda su esencia… pues nada, no les pagas y no le haces la foto.

En este caso, he visto a mucha gente que lo que hace es esconderse y hacer la foto desde lejos, o cuando la persona no mira, o poniéndose la cámara en el pecho …

Estas acciones a mí sí que me parecen éticamente inaceptables. 
Si la persona no quiere que le haga la foto, no se la hago. Así de fácil. 
Otra cosa es hacer la foto sin pedirle permiso, una práctica usual y normal desde mi punto de vista.

Pero una vez que has pedido permiso, si no te lo da, o solo aceptan por dinero, no me parece correcto el hacerles la foto a toda costa. 
Si alguien quiere ponerle dinero a su imagen, está en su derecho. Es su imagen.

Te han pedido dinero por hacerles fotos y has aceptado

Tienes que darles dinero al final. No vale decirles que sí y luego no darles nada. Parece algo obvio, pero he visto con mis propios ojos gente que lo ha hecho así.

No te han avisado al principio, ya has hecho las fotos, y cuando te vas a ir te piden dinero

Puede ser una situación desagradable si no se trata con respeto y mano izquierda.

Mi primer consejo es no ponerse nervioso. No te va a pasar nada. No te estás jugando la vida. Piensa en la situación un momento: sólo te están pidiendo unas pocas rupias como compensación por algo. No te están intentando engañar, ni están jugando con tu honor, sólo intentan sobrevivir. Como tú. Como todos en este puto mundo.

El dar o no dinero en esta situación depende de varios factores: si le has robado mucha intimidad a la persona o no, si has estado mucho tiempo con ella, si has podido hacer fotos interesantes, si has estado a gusto, y también depende de la cantidad de dinero que te pida.
 Valora todos estos aspectos y actúa en consecuencia.

Sonríe, habla con la persona, relájate, no te estás jugando la vida, y ten en cuenta que normalmente cualquier cosa que le des va a ser suficiente.

Y si valoras que no le debes dar dinero, no lo des. Si te obligan a que les des una cantidad muy alta y no te sientes a gusto, intenta siempre mantener la calma. Normalmente son situaciones que se arreglan casi solas, aunque muchas veces unos pocos céntimos nos ahorran una discusión

Ejemplo práctico: Una vez me pasó una situación así en un viaje fotográfico a Nepal, con unos clientes. Estábamos en una aldea a las afueras de Kathmandu, y había una mujer mayor en la puerta de su casa, barriendo. Algunos de los viajeros se pusieron a hacerle fotos, y ella no dijo nada, siguió barriendo la entrada de su casa. Estuvieron allí un rato, y después la mujer los invitó a que hicieran fotos dentro de su casa.

En ese momento yo pensé que seguramente les pediría dinero al final, pero los viajeros no sospecharon nada. Me callé para ver cómo solucionaban la situación, y observé todo desde la puerta. Entraron en la casa y la mujer les enseñó la habitación donde dormía, el sitio donde preparaba la comida…. todo muy rústico y auténtico.

dar dinero por fotografiarEstuvieron haciendo fotos dentro de la casa unos 10 ó 15 minutos, haciendo posar a la señora, llevándola de un sitio a otro, etc… Al final se despidieron de ella, pero la señora les enseñó la palma de su mano, señalando con la otra su boca. Los viajeros se indignaron muchísimo y salieron de la casa rápidamente, sin ni siquiera mirarla.

Cuando eso pasó les dije que esperaran un segundo. Entré en la casa y la señora estaba muy sorprendida, más que mis clientes. Le dije que nos perdonara, que no había sido nuestra intención ofenderla, y le di algunas rupias, no recuerdo exactamente…. quizás 5 ó 10 euros. 
Después de eso nos fuimos a comer y tuvimos un interesante debate, muy constructivo, sobre este tema.

¿Hice bien? ¿Debería no haberle dado nada? ¿La señora se aprovechó de nosotros? 
No lo sé, lo único que a mí se me pasó por la cabeza es que una persona mayor nos abrió las puertas de su casa, nos enseñó toda su intimidad, nos trató con simpatía y amabilidad, y encima pudimos hacer unas fotos increíbles que de otra manera hubiera sido imposible. Y además, ni siquiera nos exigió una cantidad de dinero, simplemente extendió su mano como señal de que cualquier ayuda era bien recibida.

Y qué queréis que os diga…. a la mierda la teoría, la esencia fotográfica y el manual del buen viajero… sentía que lo justo era darle algo a esa señora y así lo hice.

Estás en un sitio público, haciendo fotos generales, y alguien te pide dinero

Siempre hay gente con la cara dura, y aunque no suele pasar muy a menudo, puede que algún día alguien se atreva a pedirte dinero por hacer fotos en la calle. 
Personalmente nunca me ha pasado, imagino que si me pasara lo ignoraría o le pediría amablemente que dejara de molestarme, que tengo mucho trabajo que hacer.

Músicos y artistas callejeros

Este caso está muy claro: no son parte del decorado, no están ahí para que tus fotos salgan más bonitas. Son profesionales trabajando. Si les vas a hacer algunas fotos déjales al menos algunas monedas, o mejor incluso algún billete. O cómprales el CD. Y si tienes tiempo y eres una persona amable, puedes incluso pedirles el email y les mandas algunas copias.

Seguro que te lo agradecen y quizás incluso hagas amigos.

Conclusión

Un buen fotógrafo de viajes debe saber manejar estas situaciones con seguridad y tranquilidad, teniendo muy en cuenta que, por ejemplo en Asia, la mayoría de las situaciones se solucionan con una sonrisa en la cara y se agravan si te enfadas y discutes. 
Por supuesto, es algo que te da la experiencia y el conocimiento de un país y de la forma de ser de sus gentes.

Por ejemplo: Tailandia, el país de las sonrisas, cuenta con los habitantes más amables y hospitalarios del mundo. ¡Pero no intentes dejar en ridículo a un tailandés en público! Lo único que vas a conseguir es provocar una situación muy desagradable, ya que para ellos es algo muy desafiante y despreciativo.

Mientras más viajes, más rápidamente te darás cuenta de que el mundo está lleno en su mayoría por gente increíble, amable y hospitalaria. Personas que son gente normal y corriente, gente como tú y como yo, gente trabajadora y que hace lo que puede, que se esfuerza y a las que a veces les salen las cosas bien y a veces no.

Y también te darás cuenta de que hay un montón de gente en el mundo a la que le encanta ser feliz pero que sufre muchísimo. Gente que se esfuerza cada día a jierro, mucho más que tú y que yo, gente que trabaja 14 horas al día, gente que habla varios idiomas y tienen varias carreras, pero que por lo que sea tienen que pedirle unos cuantos de céntimos a ese extranjero que lleva una cámara que vale su sueldo de 4 años.

dar dinero por fotografiar

Y cuando te das cuenta de todo eso, ya no te parece tan importante la pregunta de si debes o no pagar por hacerle fotos a alguien, simplemente harás lo que creas correcto en ese momento.

Y como siempre digo, si tu cabeza te dice una cosa y tu corazón otra, hazle caso al corazón. 
Nunca te equivocarás.


¿Has pagado alguna vez por hacerles fotos a alguien? ¿Lo harías? ¿O crees que la fotografía de viajes debe ser documental y sin intervenir en ningún momento? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Comparte este post si crees que le puede interesar a alguien. Y no olvides suscribirte a fotoMundos. Es gratis, y así te llegarán a tu correo nuestras ofertas, tutoriales, consejos, trucos… ¡Gracias por leernos!

Lo que otros están leyendo...

¿Te ha gustado este artículo? Apúntate gratis a fotoMundos para recibir más contenido sobre viajes y fotografía.

Tags: , , , , , ,

No hay comentarios todavía. Publica el primero!

Deja un comentario

En contacto