8 consejos para viajar a Budapest en Semana Santa

¿Sabes ya lo que vas a hacer en Semana Santa? Esos días son perfectos para conocer algún otro país. Tienes que tener en cuenta que la Semana Santa no se vive tan intensamente como la vivimos nosotros en casi ningún país del mundo. ¿Y qué te parece la idea de pasar estas fechas inmersos dentro de otra cultura?

Y no estoy hablando de irte a Japón, La India o Madagascar, sino pasar unos días diferentes sin tener que desplazarte tantos kilómetros. Sin salir de Europa puedes conocer cosas totalmente diferentes a las que estamos acostumbrados.

¿Qué te parece conocer Budapest?

Europa del Este siempre es una sorpresa para todo el mundo que la conoce por primera vez. Tenemos una idea quizás un poco negativa de estos países: pensamos que la gente es fría y antipática, que no saben divertirse, que no salen a la calle, que siempre llueve y hace frío, que son países peligrosos…

¿Aún crees todo lo que te dicen de otros sitios? ¿No crees que lo mejor sería ir para salir de dudas? Lo mejor de todo es que están aquí al lado, es rápido y barato llegar, y además, son países muy baratos: puedes alquilar una lujosa habitación en el centro de Budapest por menos de 15 € al día, y puedes hartarte de comer por 5€. Teniendo en cuenta que por un plato de gambas en Sevilla en Semana Santa tienes que firmar una hipoteca, te sale mucho más barato viajar que quedarte en casa. Haz números si no me crees, te sorprenderá.

Estos son los 8 consejos para disfrutar más de Budapest en Semana Santa

1. La importancia del perfume en la Semana Santa húngara

Los húngaros echan perfume o agua a las chicas en la cabeza, y ellas a cambio les dan huevos pintados y adornados. Con el agua los chicos simbolicamente purifican y fertilizan a las chicas, y el huevo es simbolo de la nueva vida y también del resurgimiento de la naturaleza depués del invierno.

Así que no te asustes si estás paseando por Budapest y alguien te echa colonia en la cabeza o te regala un huevo. ¡Puede ser el comienzo de una gran amistad!

2. En esa época del año amanece MUY temprano

La Semana Santa del 2016 cae del 21 al 27 de Marzo, y en Budapest amanece esos días sobre las 5.30 de la mañana.

Sí, es muy temprano, pero por el contrario anochece a las 6, por lo que intenta estar en la cama lo más pronto posible para aprovechar el día. Fíjate que empezará a haber gente en la calle desde antes de las 5 de la mañana.

3. Aprende algo del idioma

El húngaro es considerado uno de los idiomas más complicados del mundo. Yo que estuve 6 meses viviendo allí te lo puedo asegurar. Tienen 14 vocales diferentes, muchos casi iguales para nosotros, pero muy diferentes para un húngaro. Para que te hagas una idea, el idioma español tiene 24 sonidos diferentes, y el húngaro.. ¡¡44!! Esto significa que hay 20 sonidos nuevos que nunca has escuchado, y que te será casi imposible reproducir.

Los húngaros son perfectamente conscientes de ello, por lo que se muestran muy sorprendidos y agradecidos si un extranjero chapurrea cuatro palabras.

Las más fáciles son (te las pongo tal como se pronuncian, no como se escriben):

Sía: Hola y adiós

Kosonom: Gracias

Hoch Voch: ¿Cómo estás? (La H es una H inglesa, no es muda, como en House, y la V es como la B, pero poniendo los dientes como si fueras a pronunciar una F).

Germán vuayiok, españolor sagbol: Soy Germán, de España.

4. No tengas miedo de la gastronomía local

La cocina húngara es una de las más famosas y ricas del mundo, y además sus sabores no son tan diferentes de los nuestros, así que no temas. No dejes de visitar el Mercado Central de Budapest. Algunas sugerencias son:

 – Gulash: quizás el plato más famoso de Hungría. Es un estofado con carne, verduras y paprika. Como curiosidad, en realidad no se escribe ni se pronuncia así. En húngaro es Gulyásh, y se pronuncia  “guiash”, con i, por lo que si lo pides así seguro que se sorprenden gratamente. Cuando vayas por Budapest vas a ver carteles donde lo anuncian de las 2 maneras, gulyásh y gulash, ya que los turistas no conocen normalmente la palabra original y la escriben así para nosotros.
Goulash_hungaro

 – Paprikas krumpli: literalmente patatas con paprika, es un guiso de patatas, salchichas y, por supuesto, paprika.paprikas krumpli

– Salami húngaro: estás en el país del salami, y créeme, está muuuuucho más rico que cualquier salami que hayas probado nunca.

– Langos: se sirve normalmente en la calle, en los puestos callejeros. Es una masa parecida al pan, que se fríe y a la que se le puede echar por encima queso, cebollas, tomate, etc…langos

 – Palacsinta: es un crep que se rellena de algo dulce, como nutella o mermelada.palacsinta

– Hortobágyi húsos palacsinta: es como la palacsinta, pero en vez de rellenarla de algo dulce se hace de carne. Hortobagy es una región muy famosa en Hungría, de donde salió esta maravilla, y “húsos” significa q tiene carne.250px-Hortobagy_palacsinta

– Tokaj: (pronunciado tokai), es el vino más famoso de Hungría. Es barato y muy rico, no dejes de probarlo

5. Date un baño en las termas

Budapest tiene más de 100 fuentes termales ricas en calcio, magnesio, sulfatos… un buen cóctel para reumáticos, cardiacos y estresados varios. Los más famosos son los baños Gellért, en Buda, o los baños Széchenyi, en Pest (el complejo termal más grande de Europa).

6. Pregúntale a los húngaros

Los húngaros están orgullosos de su país y estarán muy contentos de que te intereses por él. En un principio suelen ser tímidos, pero ya verás lo que se sueltan en cuanto empiezas a hacerles preguntas sobre su ciudad. Son un pueblo con un pasado increíble, el gran imperio austrohúngaro, y que ahora están casi olvidados para el resto del mundo. Muéstrales tu respeto y tendrás amigos para siempre.

7. Emborráchate con los locales tomando palinka

Hay una palabra mágica que te abrirá muchas puertas en Hungría: palinka. El palinka es un aguardiente de alta graduación, y para los húngaros es casi una religión. Les encanta, y les encantarás tú si bebes palinka con ellos. Es la mejor manera para conocer gente, para romper el hielo, para hacer amigos…

Eso sí, ten en cuenta que es muy fuerte y que es imposible seguirle el ritmo a un húngaro. He visto a muchos borrachos que han caído en el intento.

8. Visita lo más típico, pero deja tiempo para perderte por la ciudad y callejea

Budapest tiene muchos sitios que son casi obligatorios, como el Bastión de los Pescadores, el Puente de las Cadenas, la Basílica de San Esteban, la Plaza de los Héroes…. pero también tiene millones de rincones que no aparecen en las guías, y que sólo callejeando y perdiéndote por la ciudad podrás descubrirlos. De nuevo te recomiendo el punto 6, preguntarle a los propios húngaros. Ellos te llevarán a sitios que no conoce nadie.

budapest


¿Has estado alguna vez en Budapest? ¿Se te ocurre algún otro consejo? ¡Déjanos tus comentarios y sugerencias!

Comparte este post si crees que le puede interesar a alguien. Y no olvides suscribirte a fotoMundos. Es gratis, y así te llegarán a tu correo nuestras ofertas, tutoriales, consejos, trucos… ¡Gracias por leernos!

Lo que otros están leyendo...

¿Te ha gustado este artículo? Apúntate gratis a fotoMundos para recibir más contenido sobre viajes y fotografía.
No hay comentarios todavía. Publica el primero!

Deja un comentario

En contacto